miércoles, 1 de abril de 2009

ABRIL 2009. INICIO. De apariencia horripilante, bruta, desaliñada. Es así la protagonista de ésta historia: Guadalupe Pérez Contreras, conocida en su pueblo, Zacatlán de los Mangos, como la fea Lupita Pérez. Se crió con su padrino, el padre Ventura, quien dentro de sus posibilidades le ha brindado la mejor de las educaciones posibles desde que fue abandonada a las puertas de la iglesia. Desde entonces le ha hecho creer que es huérfana.  Lupita siempre ha sido empeñosa y audaz, hizo estudios universitarios de administración, pero por su mal aspecto no ha podido encontrar un trabajo en el que pueda ejercer. Es por ello que el padre Ventura la envía a las oficinas del importante empresario Gregorio De la Vega, quien siempre se ha distinguido por ser un buen cristiano y gran amigo del sacerdote. Es por esa gran amistad y por hacerle un favor al santo hombre, que el buen Gregorio decide dar una entrevista a la horrorosa Lupita Pérez, quién, por si fuera poco, también es algo testaruda, habla sola y ama comer un pan llamado concha.

Lupita se levanta de la cama.  Se baña, se viste, baja de la habitación a la cocina y mientras se toma un vaso de leche y muerde una concha y al mirar el reloj se da cuenta lo tarde que es, por lo que sale a toda prisa de la casa en la que vive, junto a la parroquia, siendo la burla y el hazme reír de los muchachos del barrio. Ella, sin hacerles ningún caso, toma un autobús en el que todos le rehúyen por su aspecto, hasta que baja a regañadientes en el lugar que desea, cayéndose en la carretera. Se levanta, se acomoda el cabello y las ropas y se dirige a las empresas De la Vega, donde el guardia de seguridad le niega la entrada. Ella se las ingenia para entrar, sin en cambio la recepcionista no informa su arribo, pues no cree que una mujer tan fea pueda tener una cita con Gregorio De la Vega, el presidente.

En la oficina de la presidencia, Gregorio discute fuertemente con Junior, su hijo, el cual es un casanova irresponsable que no hace bien su trabajo dentro de la empresa. Gregorio le advierte que le dará una última oportunidad y que si no cumple con su palabra se verá obligado a despedirlo y a dejar de ayudarlo económicamente. Junior desea con todas sus fuerzas que alguien pueda hacer todo el trabajo que tiene pendiente. Anhela tener a alguien que se haga cargo de lo suyo para así poder seguir haciendo de las suyas con cuanta mujer se le cruza.

Tatiana Limantour es una muchacha caprichosa, vanidosa, prepotente y voluntariosa que anhela con todas sus fuerzas ser la esposa de Junior De la Vega, el hombre con el cual tiene un romance desde que eran unos adolescentes. Vive con Fabiola, su madre, quien la consiente en todo cuanto puede pues para ella su hija es su mayor adoración. Tatiana hace un berrinche terrible por no encontrar el vestido que desea usar para ver a Junior, por lo que Fabiola pone la mansión de cabeza con tal de encontrarlo, con el montón de sirvientas ayudándole, hasta que al encontrar el famoso vestido Tatiana decide que mejor irá de compras, pues necesita uno nuevo.

El padre Ventura reza para que Lupita al fin consiga un empleo y demuestre a los que la rechazan que es un ser valioso y lleno de virtudes.

Junior sale de la empresa y a lo lejos Lupita lo mira. En cuanto lo ve no puede dejar de asombrarse por su porte y belleza. En su cabeza sueña que él es su novio, pues desea casarse algún día con un hombre como él. Es interrumpida por la recepcionista, quien le pregunta cuánto tiempo esperará. Lupita asegura que no se moverá del lugar hasta no hablar con Gregorio De la Vega.

En la mansión De la Vega, Pina recibe a Tatiana y Fabiola, a quienes confiesa sentirse dichosa de que su hijo sea el novio de la muchacha más bonita y asediada del país, con la cual desea emparentar. Preocupada, Tatiana le dice a la mujer que precisamente por eso la visita: Para que la ayude a convencer a Junior de que ya es tiempo de que se casen, después de tantos años de noviazgo.

En un club deportivo Junior y su amigo Bonn practican natación. Después en las bañeras, el último pregunta a Junior por su relación con Tatiana. Junior se siente preocupado pues no desea terminar su vida de conquistador más Tatiana lo acosa para que se casen. Bonn le aconseja que, si en sus planes no está el matrimonio, entonces termine su relación con Tatiana antes de que sea demasiado tarde.

Han pasado muchas horas y Lupita no ha sido recibida por Gregorio. Se da cuenta de que es la hora de comer por lo que, furiosa, está dispuesta a buscarlo por la empresa aún en contra del guardia y la recepcionista, quienes tratan de detenerla. En ese momento aparece Gregorio De la Vega, quien confuso pregunta qué sucede. Nancy, la recepcionista, le dice que una intrusa desea entrar a la empresa y entonces Lupita asegura no ser una intrusa y se presenta como enviada del padre Ventura. Gregorio se sorprende con la fealdad de la mujer, quien asegura tener una cita desde muy temprano pero tanto Rocío como el guardia se lo han impedido. 
Ante semejante zafarrancho, Gregorio le pide a Lupita que lo acompañe a comer y allí hablan de todo lo que ella sabe. Él le asegura no tener una vacante en su empresa pero ante la insistencia de ella, el hombre decide dar un escarmiento a su conquistador hijo, por lo que le asegura que le tiene un trabajo especial y que, si lo logra, la contratará permanentemente. Lupita, feliz, le agradece al hombre su generosidad y de inmediato acude al padre ventura para darle la buena nueva. El sacerdote la felicita y le aconseja que haga lo mejor que pueda para conservar su trabajo.

Pina discute con Junior, quien no desea casarse con Tatiana. La mujer le recuerda que él y su novia tienen muchos años juntos y que es justo que le corresponda, además que en ningún lugar encontrará mejor partido que ella. Junior asegura que él nunca se casará y que si sigue con Tatiana es porque ella se niega a que terminen su relación.

Tatiana y Fabiola ríen de felicidad en casa pues creen que Pina hará todo lo posible para que Junior se case con la muchacha. Las dos mujeres traman algo muy sucio: Salvar su bienestar económico, pues hace poco que han quedado en la ruina y de no casarse Tatiana con Junior, las dos quedarán en la calle.

En su habitación, Lupita recuerda a Junior, aquel hombre guapo y varonil que vio en las empresas. Se pregunta si será un cliente, un ejecutivo, si lo volverá a ver.

Armando Galeón es un escultural hombre dedicado a entrenar y entrenarse en un exclusivo gimnasio de la ciudad, en el que Pina De la Vega entrena. Ambos tienen un romance en secreto por lo que después de que él termina sus entrenamientos, ella lo espera afuera, en su auto. Se van a un hotel, donde fornican y él le pide que deje todo, que se olvide de su marido, de su hijo, y que ambos empiecen de nuevo, juntos. Pina le asegura que no es tan fácil, pues si Gregorio se entera de que ella tiene un amante la dejará en la ruina y le arrebatará su parte de las empresas, donde ella también labora. Armando la besa, apasionado, y le asegura que a él no le importa esperar, pues ama el peligro y la sensación de estar con ella a sabiendas de que su marido los pueda descubrir. Pina ríe, le corresponde. Vuelven a fornicar.

En la calle, Lupita camina, contenta, hasta llegar a la panadería, donde compra muchas conchas. De regreso a casa es empujada incidentalmente por Dante, un pandillero que se burla siempre de ella por su apariencia. Le asegura que es tan fea que hasta sus padres la abandonaron con el sacerdote por no padecer el miedo de verla. Lupita recoge el pan del piso y lo devuelve a la bolsa mientras que Dante se burla de ella. Lupita corre a casa, apresurada, deja el pan en la cocina y de inmediato sube a su recamara, donde se mira al espejo y llora amargamente asegurando que ella no eligió nacer fea. Se pregunta en donde estarán sus papás.

Junior y Tatiana salen a cenar. Allí ella se porta cariñosa y le muestra distintos vestidos de novia hasta darse cuenta de que él la ignora totalmente hasta que él le dice que hay algo que debe pedirle. Ella confunde todo y le da un sí, sin pensarlo, hasta escuchar que él le dice que deben terminar. Tatiana hace un escándalo en el restaurante y él decide marcharse, avergonzado. Ella le jura que se arrepentirá y llora desgarradoramente.

Gregorio le cuenta a Pina de Lupita, la muchacha que le envió el padre Ventura. Pina cree que si la muchacha es fea entonces no tienen por qué contratarla pues es un amala imagen para la empresa pero Gregorio cree que hace bien al ayudar al padre Ventura y también a la muchacha, a la cual le dará una responsabilidad en la que no tendrá que dar la cara a nadie pero que sí será un arduo trabajo.

Dante y Marlon, su cómplice, visitan la iglesia para robar en las alcancías, de donde extraen cuánto dinero pueden. El padre Ventura está a punto de descubrirlos pero los hombres son mucho más hábiles y huyen sin ser descubiertos mientras que el sacerdote lamenta que ya no se respete ni la casa de Dios.

Tempranamente Lupita se empresa en la empresa y Gregorio le asigna ser asistente de su hijo Junior. Cuando la llevan con él, éste se horroriza al verla pero a Lupita el corazón le late como nunca antes. Gregorio le advierte a Junior que, si Lupita no dura en su puesto, él se irá de la empresa atrás de ella. Lupita comienza su trabajo pero el nerviosismo solo hace que se lo pase observando a Junior, quien al darse cuenta se acerca a ella para preguntarle por qué lo mira tanto y actúa como una babosa.  Ella, nerviosa, trata de explicarse pero los nervios la traicionan y termina hablándose para sí misma, asombrando a Junior. 
Él le advierte que no se enamore de él pues jamás le correspondería ya que no podría fijarse en una mujer tan fea como ella. Las palabras de Junior hieren a Lupita, quien decide olvidarse de su trabajo. Nancy se burla de ella al verla marcharse, derrotada. En la calle Junior, quien reacciona al recordar las palabras de su padre, le pide que no se marche pues a él ella le hace mucha falta. Nuevamente el corazón de Lupita vuelve a latir intensamente.

Dante y Marlon gozan del dinero que robaron en la iglesia. Al contarlo Dante se enoja pues no es suficiente. Ambos creen que ya no es suficiente robar en la iglesia. Dante le muestra entonces toda la mercancía robada que tiene para vender y hacer un gran negocio vendiéndola. Marlon busca algún regalo para Karina, la muchacha que le gusta. Dante se lo prohíbe.

Tatiana hace un gran berrinche en casa asegurando que a ella nadie la ha cortado en la vida por lo que tiene que hacer que Junior se vuelva a fijar en sus encantos, para entonces ser ella quien lo termine. Fabiola le aconseja que en vez de eso se preocupe por reconquistarlo pues ambas están al borde de la ruina.

Pina visita las empresas y se lleva tremendo susto ante la presencia de Lupita. Junior le dice lo que sucede y el porqué de la presencia de la fea mujer en la empresa por lo que Pina exige a Gregorio que la corra inmediatamente pues es una pésima imagen y, además, parece tonta. Gregorio se niega y en ese momento reciben la visita del padre Ventura, quien les agradece que ayuden a su ahijada.

Armando vive en el mismo barrio que Lupita. Es amigo de Karina, una sensual mujer que aprovecha su belleza para enredar a los hombres y así sacarles cuanto pueda y que ha conocido a Bonn, quien parece estar interesado en ella, por lo que le regala una pulsera que la vuelve loca. El hombre le pregunta si ya le dará lo que él más desea y ella le responde que todo depende de él, de cómo se porte.

Rosaura, una mujer frustrada y ambiciosa, atiende con devoción a Edmundo, su marido, quien es todo para ella. La mujer se queja de su infortunio económico desde que él quedó paralítico en un accidente y ya no pudo volver a caminar. La mujer cree que por medio de Karina, su hija, podrán salir de la pobreza en la que ahora viven mas Edmundo solo desea que su hija encuentre el amor verdadero, a un hombre de bien que le responda y la haga feliz, aunque su esposa no comparta esa idea.

Ante la presencia de Junior, Lupita no puede con el trabajo. Le muestra lo que hace pero él no entiende la personalidad de la muchacha, por lo que se intriga y más tarde le pregunta a su padre de donde salió esa peculiar mujer. Gregorio le dice que Lupita es ahijada del padre Ventura, quien la ha cuidado desde que quedó huérfana.

Fabiola busca a Junior para pedirle que no termine su compromiso con Tatiana, la cual realmente lo ama y está dispuesta a cambiar con él. Junior cree que Tatiana jamás cambiará, por lo que no se deja convencer por la mujer.

Lupita camina por la calle y se encuentra con Karina, quien no hace más que burlarse de ella por su fealdad. Lupita se hace la digna y aparenta ignorarla. Al llegar a casa se desahoga con su padrino, quien le aconseja que no se fije en lo que digan los demás, pues ella, por dentro, es demasiado bella.

Pina lleva a Armando al lugar en el que baila. Ambos se besan fuerte y él la invita a que lo vea bailar. La mujer acepta y al ver que algunas muchachas tratan de propasarse con él, enfurece y se abalanza a cachetearlas, asegurándoles que ese hombre es de ella. Armando se avergüenza ante tal zafarrancho y discute en la calle con Pina, quien le pregunta si la invitó a verlo para demostrarle que ella es una vieja y que él se puede levantar a cuanta muchachita se le antoje. Armando trata de explicarle pero la mujer no quiere hablar. Se marcha furiosa a casa.

Karina se ve con Marlon, al que le compra mercancía para drogarse, además de accesorios y perfumes robados. Él trata de besarla, de seducirla, mas todo es en balde puesto que Karina no desea tener nada que ver con alguien como él, confesando que ella vuela alto y él está muy por debajo de sus expectativas. Se marcha y Marlon jura que algún día Karina estará tan abajo como él y entonces sí, se arrastrará suplicándole amor. Dante se burla de su amigo, a quien le dice que la mujer es una interesada que se acuesta con quien tenga dinero, como las prostitutas. Enojado, Marlon exige a Dante que no se exprese así de Karina.

Lupita vuelve a soñar que Junior es su novio. Después se mira en el espejo y agacha la mirada. Lamenta ser tan fea y que los demás se burlen de ella por eso.

Tempranamente el padre Ventura se presenta en la casa de Rosaura, a quien le pide que evite que su hija moleste a Lupita. Rosaura le recuerda al sacerdote que Lupita no es una chiquilla, sino una mujer madura, por lo que debe dejar de sobreprotegerla y aconsejarla para que enfrente al mundo, y de paso su apariencia, pues además de tonta, es muy fea. El padre Ventura queda mudo ante el cinismo de la mujer, a quien Edmundo ordena que haga lo que le pide el sacerdote. Rosaura entonces promete que hablará con su hija.

Junior desayuna con Tatiana, quien le asegura que está dispuesta a cambiar con tal de que él regrese con ella y en el futuro se casen. Junior le recuerda que le ha dejado claro que el matrimonio no es para él y que nunca se casará con nadie. Se marcha y se encuentra con Bonn, a quien le pide que lo acompañe a la empresa para que conozca a su asistente, la cual es un verdadero monstruo.

En el gimnasio, Armando propone a Dante y Marlon que acudan al lugar donde él trabaja, ya que allí por bailar pueden ganar mucho dinero por acostarse con cuanta mujer conozcan. Dante cree que eso no es para él pero Marlon se interesa por la propuesta, por lo que decide que acudirá y, si le gusta, bailará para las mujeres.

Gregorio habla con Lupita, quien le cuenta acerca de ella y lo que ha sido su vida. El hombre descubre que Lupita es un ser humano honesto y lleno de pureza, por lo que en el fondo, no es una mujer fea por lo que se ofrece a ayudarla para que cambie su apariencia y luzca mejor. La mujer se niega, tímida. Comienza a hablar sola ante su nerviosismo. Gregorio le asegura que él siempre quiso tener una hija y que, si ella se lo permite, puede ser para él esa hija que nunca tuvo. La abraza y son descubiertos por Pina, quien confunde las cosas y cachetea a la mujer acusándola de ser una cualquiera, una libertina. Gregorio, molesto, detiene a su mujer y le asegura que Lupita es decente y pura, incapaz de comportarse como una mujerzuela, pero a Pina poco le importan los pretextos de su marido para defender a su supuesta amante. Corre a Lupita de su vista y le aconseja que abandone la empresa antes de que la encuentre sola y la ponga en su lugar. Lupita, asustada, se marcha a la oficina de Junior, donde comienza a empacar sus cosas. Junior la sorprende y le pregunta que hace. No deja que se vaya. Bonn se queda asombrado ante la fealdad de Lupita. No puede concebirla.

El padre Ventura compra un vestido u unos zapatos para Lupita pues desea que su ahijada luzca mejor para que dejen de criticarla por fea. Rosaura le asegura que pierde su tiempo pues la fealdad de Lupita no desaparecerá con la ropa.

Edmundo exige a Karina que deje tranquila a Lupita, la cual es una buena muchacha, distinta a todas las que existen en el barrio. Karina ríe y asegura a su padre que jamás dejará de molestar a la fea, la cual le cae mal por modesta. El hombre asegura que Lupita Pérez tiene motivos de sobra para ser modesta, pues incluso Karina quisiera ser lo mínimo de inteligente que la fea es.

MAYO 2009. Lupita habla con Bonn, quien la encuentra divertida. Se ofrece a llevarla a su casa y le dice que en esa zona tiene a una amiga. Los dos se topan de frente con Coral, quien se asombra al ver al hombre con Lupita. Les pregunta que hacen juntos y Lupita le dice que Bonn es su amigo y colega pues trabajan en la misma empresa. Bonn asegura que así es. Cuando Bonn se marcha, Coral le pide a Lupita que le diga si en verdad Bonn es millonario como para amarrárselo y sacarle provecho. Lupita lamenta que Coral solo busque quien la mantenga en vez de trabajar.

Vuelta un mar de lágrimas, Fabiola habla con Pina y le cuenta lo de la ruptura entre sus hijos. Fabiola escupe veneno contra Junior para así dejar ante los ojos de la mujer a Tatiana, como una víctima. Fabiola promete a la mujer tomar cartas en el asunto.

Lupita visita a Edmundo, quien le dice que se siente bien. Rosaura les sirve a los dos un café mientras la fea mujer les cuenta lo que hace en la empresa. Edmundo desea que su hija Karina sea como Lupita. Responsable y emprendedora. Karina interrumpe y asegura que ella por eso tiene belleza, para conseguir todo lo que se propone y no tener que trabajar… como las feas. Edmundo pide a Lupita que no haga caso de lo que Karina dice para molestarla y la alienta a que salga adelante.

Pina discute con Junior, a quien dice que debe regresar con Tatiana y casarse con ella pues mejor partido no encontrará pero Junior insiste en que él no desea casarse con nadie. Gregorio lo apoya y aconseja a su hijo que se fije en alguien como Lupita, quien es inteligente y pura. Pina y Junior no entienden al hombre, pues consideran que Pina es la mujer más horrible del mundo. Más tarde Junior piensa en Lupita y cree que quizás, si se hiciera novio de ella, su madre y Tatiana ya no lo molestarían más. Ríe a carcajadas creyendo que se divertirá mucho al ver el rostro de todos cuando se enteren de quién es su nueva conquista.

Tatiana asegura que Junior no se burlará de ella, por lo que no lo dejará tener una relación con nadie.

El padre ventura siente un fuerte dolor en el pecho que lo alarma. Cuando el dolor pasa, pide a Dios que le de fuerzas para vivir hasta que Lupita pueda ser una mujer independiente que no necesite de él.

Lupita sueña con Junior, del cual se siente enamorada. Se lleva una gran sorpresa cuando en la oficina Junior la sorprende con una rosa y le pregunta si tiene novio, pretendiente o si está enamorada de alguien. Lupita, feliz, cree que Junior se ha enamorado de ella, sin sospechar el perverso plan del hombre, quien le cuenta a Bonn lo que piensa hacer. Bonn cree que su amigo está loco y más aún por dejar a Tatiana, la cual es asediada por todos los hombres del país pero eso no le importa a Junior, quien está dispuesto a darles un escarmiento a su ex novia y a si madre.

Pina le pide a Nancy que vigile a Lupita de cerca pues sospecha que si la mujer no es la amante de Gregorio, entonces puede ser una bastarda a la que ayuda, por lo que acude al padre Ventura a quien ruega que le diga la verdad. Ventura le asegura a la mujer que Lupita es pulcra y buena, incapaz de ser la amante de nadie, y que Gregorio siempre ha sido un hombre respetable, incapaz de faltarle a ninguna mujer, por lo que toda sospecha de Pina es falsa.

Marlon acude al centro nocturno en el que trabaja Armando. Allí conoce a otros que quieren bailar y al ver el dinero que puede ganar decide tomar el trabajo. Se lo cuenta a Dante, quien solo se ríe de él pues cree que esos trabajos son para maricones.

Junior invita a Lupita a tomar un café. Ella, avergonzada, acepta. Allí él le dice que se siente muy solo. Comienza jugando pero termina sincerándose con la mujer, a quien le dice lo solitario que se siente a pesar de que muchas mujeres andan tras él. Ella se imagina que lo besa y al reaccionar, le confiesa que ella se siente igual. Junior le aconseja que se vista diferente, que se saque partido pero Lupita sabe que haga lo que haga jamás dejará de ser fea y que por ello siempre estará sola.

El padre Ventura acomoda algunas flores y se lleva una fuerte impresión al ver frente a frente a una mujer que silenciosamente ha entrado a la iglesia. Esa mujer es la distinguida señorita Susana Grimaldi, quien pareciera que ha regresado del pasado, como un fantasma.

Junior en verdad siente nostalgia por la suerte de la Lupita por lo que cree que tal vez no sea justo jugar con sus sentimientos. Los dos son descubiertos por Tatiana, quien le pregunta a él quien es su horrorosa acompañante. Junior, en venganza y con tal de deshacerse de Tatiana, abraza a Lupita y confiesa que esa mujer es su nueva novia. Tanto Tatiana como Lupita se asombran ante la inesperada confesión.

Susana pregunta a Ventura sobre los acontecimientos en su vida durante todos los años que no se vieron, cuando ella se marchó lejos, donde nadie la conociera ni la recordara. Susana asegura estar de vuelta ahora que el pasado ha sido olvidado por todos y que casi nadie la recuerda. La mujer viste de negro y dice estar de luto pues el hombre con el que se casó en el extranjero era un millonario que ha muerto, dejándole a ella todos sus bienes.

Lupita no puede creer que Junior la haya presentado como su novia. En la oficina, feliz, le promete que lo hará muy feliz. Él, al darse cuenta de lo que puede causar en la mujer, le dice que solo ha mentido para deshacerse de Tatiana y que ellos dos no pueden ser más que amigos. El corazón de Lupita de destroza y se encierra a llorar en el baño, donde Nancy se burla de ella por poner los ojos en un imposible.

Susana sale de la iglesia y aborda un taxi. Es vista por Rosaura, quien la reconoce y no puede creer que después de tantos años la mujer haya regresado y ahora como una mujer distinguida.

Junior piensa en Lupita. Bonn se burla de él por lo que ha inventado a Tatiana, Le recuerda que debe responderle a Lupita mas Junior realmente se siente mal por la forma en que puede jugar con una mujer tan sensible como su asistente. Bonn no puede creer que su amigo realmente se compadezca de la fea mujer.

Lupita se mira en el espejo y recuerda los consejos de Junior por lo que sale de inmediato de la empresa y acude a un centro comercial donde pide consejo a las vendedoras y se compra ropa nueva. Llega a casa rendida y le dice al padre Ventura que está dispuesta a cambiar. Ventura le dice que debe decirle algo muy importante pero son interrumpidos por Gregorio, quien los invita a cenar y cuenta a Ventura que su ahijada es muy eficiente. Ventura se alegra al escuchar eso y Lupita más cuando Gregorio le confiesa que a él le gustaría tener una nuera como ella, a la que pudiera querer como a una hija.

Marlon  pide a Karina que le haga caso pero ella solamente se ríe de él y le hace ver que no tiene una sola oportunidad con ella. Él le da el dinero que ha ganado bailando y ella lo acepta dándole al muchacho solo un beso en la mejilla, que para él es demasiado.

Lupita espera un autobús que la acerque a casa. Es sorprendida por Junior, quien se ofrece a llevarla. Ella se niega pero él se lo pide por favor. En vez de llevarla a casa, la lleva a cenar y le ofrece disculpas por la manera en que la utilizó. Le brinda su amistad y ella acepta las disculpas.

Tatiana está segura de que la  horrible mujer con la que Junior estaba no puede ser más que una broma para hacerla sentir mal. Decide pagarle al hombre con la misma moneda y acude al centro nocturno de strippers, donde choca con Dante, quien al verla se sorprende ante su belleza.

Karina presenta a Bonn con Edmundo, con quien el joven hombre habla. Cuando Karina le dice a su padre que Bonn es el hombre con el que se casará, éste reacciona y tras fornicar con ella le dice que él jamás se casaría con alguien como ella pues no pertenecen al mismo círculo social. Karina llora pues se siente más que utilizada por él, quien solo fue persistente para poder tener relaciones con ella y nada más. Bonn le pide que no lo vuelva a buscar.

En casa, Susana es atendida por sus sirvientes. Cena sola y piensa en el pasado. Los recuerdos le asustan y asegura que como seguramente ya nadie se acuerda de lo que sucedió hace mucho tiempo, entonces nadie le hará preguntas. El timbre suena. Se sorprende al verse frente a frente con Rosaura, quien le dice que es una verdadera sorpresa verla después de tantos años.

Lupita se prueba las ropas que se compró y se da cuenta de que por más que se vista bien jamás dejará de ser fea. Llora amargamente pues está enamorada de Junior y quiere que el la vea con los mismos ojos.

Rosaura se burla de Susana  por haberle ganado hace tantos años, cuando las dos se debatían por el amor del mismo hombre. Susana la mira con desprecio de abajo hacia arriba y le asegura que no se le ha quitado lo vulgar ni la facha de bruja, pues seguramente fue con brujerías como le ganó la batalla. Rosaura, para no seguir discutiendo, va directamente al grano. Le pregunta a Susana qué fue del hijo que hace muchos años tuvo por andar de casquivana. La mujer, asustada ante la amenaza que Rosaura representa, calla, nerviosa, y le pide que se marche pero Rosaura insiste en saber la verdad por lo que Susana entonces le dice que ese niño murió y que no lo tuvo con cualquiera como ella piensa. Confiesa que ese niño fue fruto del amor entre ella y Edmundo, el marido de Rosaura, quien no puede creer lo que escucha y se marcha para llegar a casa y mirar a su marido con desprecio. Él le pregunta qué le sucede y la mujer asegura que nada pero no soporta callar la verdad que ahora sabe y se lo dice: ¡Que tuvo un hijo con Susana Grimaldi!

Al darse cuenta de que Tatiana mira con interés a los strippers, Dante decide subir al escenario a bailar. Alli le baila solamente a ella, seduciéndola. Ella queda impresionada por el escultural cuerpo del hombre, quien con caricias la llena de éxtasis. Más tarde hablan y ambos terminan besándose, en la cama, fornicando.

Edmundo no puede creer que haya tenido un hijo con Susana. Desea conocerlo, hablar con él. Rosaura goza diciéndole que ese hijo murió, por lo que jamás podrá conocerlo.

Lupita se presenta a trabajar con su nuevo vestuario, causando el asombro de  todos por su gran figura pero también la risa de las mujeres, quienes no dejan de verla como una fea. Es Nancy quien se burla de ella en el baño. Lupita le pregunta por qué siempre la ve en el baño… Quizás porque se parece en mucho a lo que la gente va a depositar a los retretes, le dice para entonces marcharse. Cuando Junior la mira se asombra con el escultural cuerpo de la mujer. También Bonn se asombra. Bonn le pregunta a Lupita por qué el cambio y ella asegura que quiere cambiar, que quiere dejar de ser fea… Para que Junior se fije en ella. Junior, quien escucha a escondidas la conversación, no puede creerlo. Se lo dice a Gregorio, quien cree que a su hijo lo que le hace falta es una mujer como Lupita, que le enseñe el verdadero sentido de la vida, de todas las cosas.

Dante despierta en un hotel. Se da cuenta de que está solo y en el buró una nota de Tatiana, quien le deja su número telefónico y le pide que la busque cuando quiera repetir la aventura. El hombre sonríe por su suerte. Y se marcha para entonces contarle a Marlon la experiencia. Se niega a volver a bailar, pues ha conseguido lo que quería. Marlon sigue en el negocio pues desea ayudar a la familia de Coral para así ganársela.

Tatiana parece muy contenta, cosa que sorprende a Fabiola, quien cree que su hija ha regresado con Junior. Cuando Tatiana le confiesa lo que hizo con un desconocido, Fabiola se alarma.

Lupita hace su trabajo y es observada por Pina, a quien todo lo que la muchacha hace le resulta mal. Junior pide a Lupita que no haga caso de Pina.

Karina busca a Marlon, a quien seduce y se lleva a la cama, segura de que si queda embarazada a Bonn no le quedará más remedio que casarse con ella.

Tatiana visita las empresas De la Vega y allí ve a Lupita. Alarmada, le dice a Pina que esa mujer es amante de Junior. Pina ríe pues no cree que los gustos de su hijo sean pésimos pero Tatiana le mete la duda por lo que Pina manda a llamar a Nancy, a quien le pide que le diga la verdad. Cuando Nancy les dice que Lupita ha hecho buena amistad con Junior y Bonn, las mujeres acuden a Lupita, a quien le exigen una explicación. La zarandean, le rompen las ropas nuevas y la despeinan asegurándole que siempre será un cero  a la izquierda. Lupita llora y Nancy se burla de ella, celebrando la maldad de Pina y Tatiana.

Junior arregla unos negocios con su padre y Bonn los interrumpe para decirles que Lupita luce muy mal y ha decidido abandonar la empresa. Junior acude a ella, quien con llanto le dice que ella ya no puede seguir trabajando cerca de él. Junior le pide que se quede. Le da un beso en la frente y seca sus lágrimas. Ella no le dice lo que sucedió con Tatiana y Pina, quienes se ríen por la fechoría que han cometido. Pina cree que Lupita se largará de la empresa y no volverán a saber más de ella. Son descubiertas por Gregorio, quien les asegura que si ellas están detrás de la decisión de Lupita, lo lamentarán.

En la iglesia, Susana se encuentra con Edmundo, quien le exige que le diga si en verdad ella tuvo un hijo suyo. La mujer lo niega al principio pero termina por aceptarlo y le confiesa que ese niño murió. Aparece el padre Ventura, quien habla con la mujer a solas y le dice que esa niña que hace años le entregó en el hospital para que la diera en adopción está viva, no muerta, y que él sabe su paradero. La perturbada Susana no puede creer que esa muchacha se haya quedado todo el tiempo con el sacerdote, quien la creó como su ahijada. Cuando le muestra a la mujer una foto de su hija, ésta se asusta al verla. Asegura que ese adefesio no puede ser su hija. Ninguno de los dos sospecha que Edmundo los está escuchando.

Tras la advertencia de Gregorio, Pina no piensa quedarse tranquila y de la nada ha nacido en ella un odio enfermizo hacia Lupita. Está dispuesta a hacerle la vida imposible hasta lograr que ella misma salga de la empresa, por su propia cuenta.

Lupita cree que lo mejor es marcharse de donde nadie la quiere. Gregorio le asegura que él la quiere ya como una hija pero eso no le es suficiente a la pobre mujer, quien llora amargamente asegurando que todos sus males son por ser fea. Junior le asegura que no es fea y que a él ella le hace mucha falta. 
Lupita no puede creer lo que está escuchando, piensa que es otra broma de Junior pero lo cree cuando él se sincera y con el corazón en la mano, de rodillas, le suplica que se quede. Tatiana y Nancy son testigos de lo que ocurre, asombradas. Es Bonn quien les cierra la boca pues la tienen abierta de la impresión. Lupita abraza a Junior y decide quedarse.

Susana sufre pensando en lo que pueda suceder ahora que Rosaura sabe su paradero. Piensa huir pero cree que lo mejor que puede hacer es tener de su parte a la mujer.

Edmundo, asombrado, le cuenta a Rosaura que la hija que tuvo con Susana no murió, que vive, y que esa hija no es nada mas ni nada menos que Lupita Pérez, la fea a quien todos desprecian. Rosaura no puede creerlo  más se alegra pues piensa que sabiendo ese secreto puede extorsionar a Susana. Le pide a Edmundo que no le digan nada ni a Lupita ni a Karina, pues les harían daño con esa terrible verdad. No pueden saber que son hermanas. Edmundo lo promete pero en realidad desea que la verdad se sepa.

En la calle, Lupita es sorprendida por Tatiana, quien le exige que se aleje de Junior por las buenas o se arrepentirá pero Lupita se siente orgullosa, más modesta que nunca y le deja claro a la mujer que ella no es culpable de que Junior ya no la ame. Tatiana se burla de la fea y le dice que se le nota demasiado que está enamorada de un hombre que jamás pondría los ojos en un horripilante ser como ella. Lupita la ignora y sigue caminando. Más adelante Tatiana intenta atropellarla. Lupita se da cuenta de lo que la mujer ha intentado y siente miedo.

Armando lo tiene todo en el departamento que Pina le ha puesto pero aun así no deja de meter mujeres en él, adicto al sexo. Espera que Pina no lo descubra o de lo contrario se le acabará la mina de oro.

Lupita es molestada por Dante y Marlon en la calle. Ella intenta ignorarlos pero los jóvenes siguen molestándola hasta que ella, decidida a enfrentarlos, camina hacia ellos y sin darse cuenta se tropieza y cae en un charco lleno de porquería. Dante y Marlon se burlan de ella. Aparece  Karina, quien se ríe de Lupita, la cual se pone de pie y se marcha ignorándolos. Karina agradece ser hija única pues de tener una hermana sería terrible que fuera como Lupita. No sospecha la realidad.

JUNIO 2009. Bonn asegura a Junior que Lupita está enamorada de él. Se preguntan cómo sería de novia, o lo que es aún, en la cama, como amante. Los dos hacen gestos de desagrado y entonces Bonn apuesta una fuerte suma a Junior para que enamore a Lupita Pérez e investigue lo que es tener por novia a una fea.

Ventura no puede creer que su ahijada luzca tan sucia y con las ropas  rotas. Lupita le dice que ha tenido un accidente y toma un baño mientras el sacerdote prepara la cena. De pronto Ventura se siente mal pero prefiere ignorarlo y continúa con sus tareas. Al estar lista, Lupita le pregunta por sus padres y ventura le vuelve a repetir que ella es huérfana. Lupita entristece. Confiesa que le gustaría tener una madre con la cuál platicar de lo que le pasa, de cosas de mujeres. Ventura siente un gran remordimiento pues debe callar que los padres de la muchacha viven.

Tatiana se ve con Dante y se atreve a llevarlo a su casa, donde lo escabulle a escondidas. Allí los dos fornican y son descubiertos por Fabiola, quien ante la escena reacciona y corre al hombre de su casa mientras cachetea a su hija por comportarse como una cualquiera. Tatiana se revela y asegura que ella tiene caprichos que no puede calmar hasta que a Junior se le de la gana saciarlos. Fabiola la abofetea fuertemente llamándola golfa, mientras que, a lo lejos, Dante corre hasta detenerse, oler sus dedos con fulgor, y sonreír para después chupárselos. Asegura que Tatiana es una verdadera mujer.

Junior decide enamorar a Lupita para ganar la apuesta a Bonn. Le lleva chocolates, la invita a comer y más tarde a cenar. Él le asegura que aunque le cuesta trabajo, debe aceptar que Lupita es alguien interesante. La toma de la mano y ella se estremece. La va a dejar a su casa y allí está a punto de besarla. Ella para la trompa pero ese beso le es dado en la frente.

Rosaura ha comprado cosas para ella y su hija, cosa que hace enojar a Edmundo, quien asegura no tener más dinero de lo que heredó alguna vez. Karina, feliz, le pregunta a su madre de donde ha sacado esas cosas. Rosaura le promete a su hija que de ahora en adelante sus vidas cambiarán pues está a punto de sacarse la lotería. Ríe, malévola.

Lupita Pérez y Junior son novios oficiales por lo que él pide a Bonn que le haga entrega de lo apostado. Bonn indaga con Lupita, quien feliz le dice que Junior es su novio pero solo le ha dado un beso en la frente. El hombre acude a su amigo, a quien dice que la apuesta no puede ser pagada si aún no ha besado apasionadamente a su nueva novia. Junior asegura que eso no puede ser pero Bonn le recuerda que las apuestas son las apuestas y si decide romperla, correrá la voz por toda la empresa de que él y la fea son novios. Junior se siente en una vil y total encrucijada.

El padre Ventura sufre un infarto y unos fieles llaman una ambulancia que lo manda al hospital. Rosaura, que se encuentra cerca, se va en la ambulancia con él. El hombre afortunadamente no pierde la vida.

Pina trabaja en la empresa y le anuncian la presencia de un proveedor. Lo recibe y se alarma al ver frente a ella a Armando, quien le dice que no puede seguir viviendo sin sus caricias. Los dos fornican en la oficina de ella y Gregorio está a  punto de descubrirlos pero Pina es más astuta que una rata.

Lupita se entera de lo sucedido al padre Ventura y acude al hospital acompañada de Junior. Allí se topa cara a cara con Susana, quien se impresiona al verla. Rosaura goza el encuentro y al acercarse a la mujer le dice que esa muchacha es Lupita Pérez… su hija. Susana se impresiona al saberse descubierta por su enemiga, quien le asegura que la suerte de las dos cambiará y la suya será para bien puesto que Susana le tendrá que dar una fuerte suma de dinero por su silencio. 

Tatiana acude a Bonn, al que le pide que la ayude a recuperar a Junior. Bonn le hace saber que su amigo ya no está interesado en ella y le aconseja que espere a encontrar al hombre que pueda hacerla feliz de la manera que ella quiere pero Tatiana insiste en que Junior es el amor de su vida. 

Doménica es una mujer de negocios importantes que acude a la empresa De la Vega a hacer nuevas propuestas. Desde que conoce a Gregorio se engancha a él, sintiendo ambos demasiada atracción. Entre ellos nace una amistad de la que Pina no se da cuenta pues está empeñada en tener amoríos con Armando, quien sigue bailando en el club nocturno con Marlon.

El padre Ventura regresa a casa y eso hace feliz a Lupita, quien trata de agradar a Susana, quien se hace cargo de cuidar al sacerdote y quien desprecia a la muchacha a pesar que Ventura le dice que Lupita es su hija. Susana asegura no soportar a la muchacha, pues le resulta aberrante y le lastima la vista. Es cuidando al sacerdote que Susana vuelve a ver a Edmundo después de muchos años. Los dos hablan de lo sucedido y de su hija. Edmundo quiere que Lupita sepa la verdad aunque Susana se niega. Él jura que hablará. Rosaura los escucha y decide que tendrá que eliminar a Edmundo de su camino pues mientras Lupita no sepa que su madre viva, a ella le caerá mucho dinero del cielo.

Junior recibe una llamada de Fabiola, quien angustiada le dice que Tatiana se ha quitado la vida. Junior acude a la casa de las mujeres y Tatiana se hace pasar por una moribunda, poniendo como pretexto que se ha tomado unos tranquilizantes. Fabiola lleva a Junior una bebida a la que le ha puesto polvos. Tatiana, por su parte, le pide al hombre que la abrace. Junior lo hace y se queda dormido mientras la astuta Tatiana lo besa hasta desnudarlo y desnudarse ella, pasando ambos la noche  juntos. Cuando Junior despierta, se sorprende. Tatiana lo besa y le dice que la ha hecho su mujer. Junior se levanta y se viste seguro de que le han tendido una trampa. Sale de casa molesto y culpa a Fabiola de ser cómplice de las bajezas de su hija. Tatiana le asegura a su madre que Junior será de ella y de nadie más.

Pina no tolera la presencia de Doménica en su empresa mientras que la mujer se hace buena amiga de Lupita. Pina cree que esas dos mujeres terminarán por amargarle la existencia. Exige a Gregorio que se deshaga de ellas pues no las necesitan y Junior ya se ha enmendado. Gregorio se niega pues Lupita es una mujer eficiente y Doménica tiene una gran visión para los negocios. Pina amenaza con ser ella la que se marche. Gregorio la alienta, deseándole suerte. La mujer hace un entripado en su oficina. Nancy trata de consolarla.

Gregorio se entera que Lupita y Junior son novios. Se alegra con la noticia y felicita a la muchacha.

Espiada por Dante, Rosaura acude al mercado donde compra polvos para preparar un brebaje que más tarde da de tomar a Edmundo, quien se siente muy mal. Es Karina quien le da la bebida a su padre, quien más tarde pierde la vida, envenenado. Rosaura asegura que nadie se interpondrá en sus planes.

Rosaura visita a Susana, a quien le exige dinero para callar. Susana se niega a darle un solo centavo y amenaza con acusarla con Edmundo. Rosaura, burlona, le dice que eso no podrá ser puesto que Edmundo ha muerto. Susana no puede creer lo que la mujer le dice por lo que acude a la casa de ésta, donde encuentra a Edmundo dentro de un féretro. Llora amargamente la perdida.

Lupita le cuenta a Doménica lo feliz que es al ser la novia de Junior. Doménica habla con Bonn, quien le dice que todo se trata de una apuesta. La mujer decide que si Junior no es sincero con Lupita entonces será ella, la misma Doménica, la que le diga a Lupita la verdad.

Dante y Marlon acuden a dar el pésame a Karina, quien sufre por la muerte de Edmundo. Rosaura, al ver a los muchachos, los corre de su casa y le prohíbe a Karina que se lleve con ellos, que no son iguales a ella. Dante enfurece y pone un hasta aquí a Rosaura, a quien pregunta si no sería ella quien dio a su marido los brebajes con los que moriría, pues la vio comprándolos en el mercado.

Doménica y Gregorio ya no soportan más y terminan besándose. Son descubiertos por Lupita, quien se sorprende al verlos. 

Junior no puede creer que Tatiana aún insista en tenerlo. Le dice a su padre lo de la trampa. Gregorio le aconseja que se lo diga a Lupita o de lo contrario será Tatiana quien lo haga. Y en efecto Tatiana visita a Pina para contarle su fechoría. Pina la cachetea asegurándole que su hijo no es ningún estúpido y no le va a creer cuando le salga con que está embarazada. Lupita las escucha accidentalmente y le pregunta a Tatiana de quien está embarazada. Es Pina quien se lo dice: De Junior. El corazón de Lupita se rompe en ese momento. Cuando ve a Junior él le pide que hablen pero ella se niega. Se marcha a la iglesia a llorar y le cuenta al padre Ventura lo infeliz que es. Junior la busca y le explica que Tatiana le ha tendido una trampa. Le suplica que le crea. La besa por primera vez, ante Dios, y ella decide entregarse a él en su habitación.

Tatiana se encuentra con Dante, a quien le suplica que le haga el amor como nunca nadie se lo ha hecho. Dante no pierde la oportunidad y fornica a la mujer como nunca. Ella, sonriente, solo espera quedar verdaderamente embarazada.

Doménica tiene una discusión con Pina, quien le deja claro que es ella la que tiene más poder en la empresa, por lo que la corre. Doménica se niega a irse pues a ella le interesa trabajar con Gregorio. Pina le pregunta si se está acostando con su marido y cínicamente Doménica le dice que todavía no, pero que pronto lo hará. Pina la amenaza de muerte. Pina asegura no tenerle miedo.

DOS MESES DESPUÉS: Lupita le cuenta a Doménica su temor por quedar embarazada. La mujer se ríe de la asistente y le asegura que si se embaraza Junior le corresponderá y así es, pues Junior le propone a Lupita que se case con él aunque eso implique enfrentarse a los que se opongan. Lupita tiene miedo de las consecuencias.

Bonn visita a su tía Susana, quien se siente feliz de verlo después de muchos años, cuando él estudió en el extranjero y vivió con ella. En la casa Bonn se sorprende al ver a Rosaura y Karina vestidas de sirvientas y atendiendo a Susana, quien nota su sorpresa y le pregunta si conoce a las criadas. Bonn le dice que alguna vez salió con Karina y la mujer, persignándose, le pide que no le cuente eso a nadie y haga como si no las conociera porque aunque no es vergüenza ser sirvienta, qué vergüenza es emparentar con una. Karina, por su parte, se siente nerviosa y le dice a su madre que Bonn fue su novio y que resultó ser el sobrino de Susana. Rosaura le aconseja a su hija que se vuelva a amarrar a ese muchacho si quiere que su futuro cambie y no seguir de sirvienta.

Gregorio se siente feliz de que Junior quiera casarse con alguien como Lupita. No lo piensa así Pina, quien al enterarse que entre su hijo y la asistente hay algo, pone el grito en el cielo.

Junior y Lupita comen juntos y ella le pregunta si ya ha hablado con Pina de la relación entre ellos. Junior teme a que su madre se oponga y le pide a Lupita que le de más tiempo. Repentinamente ella se siente mal. Acude al baño y Vomita por lo que teme estar embarazada. Sale del restaurant con Junior y se topan con Gregorio y Doménica, quienes se besan llenos de pasión. Junior no puede creer que su padre engañe a su madre.

Nancy le muestra a Pina unas fotos que demuestran que Doménica es la amante de Gregorio por lo que la mujer asegura que a ella no le van a ver la cara de estúpida. Acude a Armando, a quien le hace el amor y pide que la ayude a hacer un trabajo sucio.

Tatiana está embarazada y se lo hace saber a Junior, quien cree que se trata de una trampa pero Fabiola le muestra los estudios que su hija se ha hecho. Junior no puede creerlo, ahora que está realmente enamorado de Lupita.

Pina cachetea a Lupita y la saca de la empresa de los cabellos. Le asegura que hijo jamás se casará con un ser tan repugnante como ella. Doménica interviene y defiende a Lupita, quien llora amargamente.

Dante visita a Karina en la casa de Susana. Allí se cruza con Bonn, quien se entera de que Tatiana y Dante han tenido que ver. 

Gregorio y Doménica se entregan su amor en un hotel, donde son descubiertos por Pina, quien saca a Doménica de la habitación  a rastras y la acusa de ser una ramera frente a toda la gente. Gregorio siente una gran vergüenza y pide a Pina que se tranquilice pero la mujer jura que se las pagarán los dos.

Con todo el dolor de su corazón Junior le dice a Lupita que se casará con Tatiana pues ella espera un hijo de él. Lupita lo acepta todo inteligentemente, aparenta estar tranquila. Se lleva una fuerte desilusión cuando escucha a Junior y Bonn hablando de la puesta que hicieron. Llora amargamente y cuando llega a casa busca refugio en su padrino, a quien busca por todas partes sin lograr encontrarlo. Se lleva una terrible sorpresa al encontrarlo muerto en el confesionario. Encuentra entre las cosas de su padrino una carta dirigida a ella, pidiéndole que acuda a Susana, la cuál la ayudará. Lupita acude entonces a casa de la mujer, quien la recibe en el jardín pues no la quiere dentro de su casa. Lupita le entrega la carta del sacerdote y Susana se impresiona al saber a su amigo muerto. Se niega a ayudar a Lupita, a la que cachetea cuando ésta le dice que está embarazada, acusándola de traicionar la confianza y caridad de Ventura comportándose como una cualquiera. AL salir Lupita Rosaura le recuerda a Susana que ella también se comportó como una cualquiera y cobardemente abandonó al fruto de su pecado.

Junior sufre por romperle el corazón a Lupita y Gonzalo le aconseja que luche por ella y que aparte se haga cargo del hijo que Tatiana espera pero Junior cree que no es correcto dejar sin padre a un hijo, por lo que está dispuesto a sacrificarse.

En un convivio Susana se encuentra a Pina y Fabiola, quienes le preguntan donde ha estado durante todo el tiempo que se ausentó. Las tres se cuentan cosas y deciden reunirse pronto en la casa de Susana.

Tatiana se siente feliz pues todo le ha resultado. Fabiola la felicita pues ahora sí volverán a darse la vida a la que estaban acostumbradas.

Rosaura aconseja a Lupita que viva en casa de Susana, donde tanto ella como Karina puedan ayudarla con el hijo que espera. Lupita tiene miedo a la amiga de su padrino pero Rosaura le asegura que de Susana se encargará ella. Lupita no sabe qué decisión tomar pero al llegar a casa le dicen que, como el padre Ventura ha muerto, ella ya no puede vivir ahí. Llora amargamente y cree que no tiene más remedio que vivir con Susana, quien ante las amenazas de Rosaura no tiene otra opción que aceptar a Lupita en su casa, obvio, bajo sus condiciones.

Junior sufre por su próximo matrimonio. Confiesa a su padre y Bonn estar completamente enamorado de Lupita Pérez. Cuando escucha eso, Pina pone el grito en el cielo pues no puede creer que su hijo se haya enamorado de alguien tan insignificante como la fea Lupita Pérez, pero en el corazón no se manda y Junior deja claro que si se casa es solo para no fallarle al hijo que espera.

Dante busca a Tatiana, quien ya no desea saber más de él pues ya ha conseguido lo que quiere. El hombre no se explica que haya sucedido.

En el centro nocturno, Armando se droga en los baños y al estar a solas en los vestidores se porta cariñoso con Marlon, quien lo rechaza pero le sigue el juego al darse cuenta de que el hombre está intoxicado. Los dos bailan, trabajan y Armando lo invita a una fiesta más tarde, en casa.

Susana habla con Pina De la Vega por lo que exige a Lupita que oculte bien su embarazo mientras renuncia a su trabajo. Lupita desea seguir trabajando pero la mujer se lo impide, así como le impide que vea al mal hombre que la embarazó.

JULIO 2009. Karina habla con Bonn, quien la trata con frialdad. Ella cree que es así porque la ve como la sirvienta de su tía y Bonn le asegura que quizás, pero que él no quiere tener nada que ver con ella. 

Marlon acude a la fiesta en casa de Armando, ahí se intoxica con lo que el hombre le da. Cuando la gente se marcha y quedan solos, Armando aprovecha para abusar del muchacho por la fuerza. Al otro día Marlon se siente triste, sucio. Llora por lo que ha sucedido. Armando le propone que sean amantes pero Marlon se niega rotundamente y se marcha de la casa.

Nancy le informa a Lupita que Junior se casará con Tatiana en quince días. La asistente sufre demasiado. Llora al saber perdido al amor de su vida, quien le pide perdón por lo que hará. Lupita habla con Gregorio, a quien le presenta su renuncia. El hombre se niega a que Lupita se marche, así como Doménica, pero la muchacha está más que decidida.

Rosaura sigue extorsionando a Susana, quien cansada de la mujer decide tomar cartas en el asunto: Adoptará a Lupita Pérez como su hija y única heredera.

Llega el día en que Tatiana y Junior se casan, su foto en los diarios atormenta a Lupita, quien recibe la visita de Doménica, quien le asegura que estará bien. Lupita le dice lo de su embarazo y entonces Doménica cree que debe impedir la boda. Rosaura, que las espía, le aconseja lo mismo. Lupita no desea dañar a nadie y desiste. Cuál es su suerte cuando Susana le pide que se vista para acompañarla a la boda, a la que ha sido invitada.

Karina visita el barrio y nota a Marlon entristecido. Él le asegura que no le sucede nada. Al hablar con el muchacho, Karina siente ternura hacia él, por lo que lo abraza. Los dos terminan besándose y entonces el huye, pues desea estar solo.

Lupita llega a la iglesia y llora al ver que Junior se casa, causando  disgusto a Susana, quien le pide que deje de ser ridícula y se comporte como su asistente. Es así como la presenta. Todos se asombran al saber que Lupita trabaja para Susana Grimaldi.

Pina comete el error de invitar a Armando a la boda de su hijo. Los dos fornican y son descubiertos por Doménica, quien le dice a la mujer que, si no le da el divorcio a Gregorio, todo el mundo se enterará de lo que hace con su amante. ¡Doménica les ha tomado fotos y video con su cámara!

Cuando Dante lee en los diarios que Tatiana se ha casado, enfurece y acude a su boda, donde a solas le reclama que le haya mentido. La toma de los cabellos y ella le pide que no le haga daño pues está embarazada. Son descubiertos por Junior, a quien Dante le dice que ha sido amante de su esposa y que si ésta está embarazada, el hijo no es suyo, sino de él, de Dante. Tatiana se estremece al saberse descubierta mientras que Junior no puede creer que haya sido engañado. Bonn le asegura que lo que dice Dante es verdad puesto que él ya sabía que Tatiana se había enredado con alguien más.

Lupita pide a Doménica que ella sea la madrina de su hijo en cuanto éste nazca. La mujer se siente maravillada mas Susana no está de acuerdo. La madrina será ella y ella será quien se encargue de educar al hijo de Lupita. Doménica no entiende la actitud de la mujer y aconseja a Lupita que no se deje manipular.

Tatiana no tiene más que enfrentarse a Junior a quien se ha unido y a quien no piensa darle el divorcio. Acepta que le vio la cara de estúpido y que él se tragó el cuento. Junior sale del lugar huyendo y Tatiana detrás de él. No se da cuenta de que un autobús se acerca por lo que la unidad la arrolla. Es llevada a un hospital donde pierde el hijo que espera y donde le informan que jamás podrá ser madre.

Por medio de Susana, Pina descubre que Lupita está embarazada y sospecha que ese hijo es de Junior por lo que decide tomar cartas en el asunto. Visita a la muchacha y le exige que le diga de quién es el hijo que espera. Lupita le dice la verdad y entonces Pina le ofrece mucho dinero para que aborte y no nazca la criatura. Lupita se niega rotundamente. Son espiadas por Rosaura, quien busca a Pina y le promete que, a cambio de una fuerte suma de dinero, ella puede hacer que Lupita pierda el hijo que espera.

Fabiola culpa a Junior de la desgracia de Tatiana. Él se limpia de toda culpa y le reclama a la mujer el que se haya prestado a engañarlo. Fabiola asegura que el hijo que Tatiana esperaba es de Junior y se alarma cuando éste le dice la verdad.

Rosaura cuenta a Karina la verdad de Lupita y Susana. Karina no puede creer que alguien como Susana pueda ser la madre de la fea. Pregunta quién es el padre pero Rosaura no se lo revela.

Gregorio lamenta la situación por la que atraviesa su hijo, el cual estaba entusiasmado con la idea de ser padre. Doménica entonces le dice que Junior será padre de cualquier manera pues Lupita está embarazada.

Junior busca a Lupita y le cuenta todo lo que sucedió. Ella ya no quiere saber de él y le pide que nunca más la vuelva a buscar.

Pina habla con Susana, a quien da malas referencias de Lupita, a la que acusa de ser una lagartona. Susana desquita su vergüenza contra Lupita, a la que cachetea vilmente. La muchacha le pregunta por qué es así con ella y porqué siente vergüenza. Al ver la paliza, Karina revela a Lupita que Susana es su madre, para mala suerte de Rosaura, quien ya no podrá extorsionar a la mujer. Lupita exige a Susana que le diga la verdad y la mujer lo acepta pero en venganza les revela a ella y a Karina quien es el padre de Lupita: Edmundo, por lo que las dos son hermanas. Ni Lupita ni Karina lo pueden creer. Rosaura acepta que así son las cosas y a continuación Susana la hecha de su casa, pues ya no la puede extorsionar más.

Susana deja claro a Lupita que, ahora que sabe que ella es su madre, debe acatar sus órdenes. Lupita se revela y asegura que ella no tiene por qué acatar órdenes de la mujer que la despreció, que la abandonó y de la que no quiere saber nunca más. Lupita se marcha de la casa de Susana y pide ayuda a Doménica, quien la recibe en su departamento. Lupita se desahoga con ella y le cuenta todo.

Gregorio le revela a Junior que Lupita espera un hijo suyo. Junior busca a Lupita en casa de Susana, quien lo abofetea por haber deshonrado a su hija. Cuando Junior se marcha, llena de remordimientos, Susana llora envuelta de amargura. Pide perdón a Dios por el error que cometió hace muchos años, cuando al igual que Lupita se enamoró y el hombre al que amaba se casó con otra. Decide que reparará su error y que apoyará a su hija ahora que ésta pasa por la misma situación.

Junior se siente feliz. Lupita espera un hijo suyo y nada lo ata a Tatiana, por lo que cree que al divorciarse podrá ser feliz con la mujer que ama.

Tatiana se entera por medio de Pina que la fea espera un hijo de Junior. Tatiana siente mucho odio hacia su rival.

Rosaura compra un menjurje para preparar una bebida que le llevará a Lupita para que pierda el hijo que espera. Karina por su parte recibe una visita de Dante, quien le dice que ese menjurje también lo compró Rosaura el día en que murió su padre, Edmundo. La muchacha deduce que su madre fue la responsable de la muerte de su padre.

Junior encuentra a Lupita en casa de Doménica. De rodillas le pide perdón y le pide que se case con él y los dos estén cerca de su hijo. Lupita se niega y entonces son interrumpidos por Susana, quien le aconseja a la muchacha que acepte y no cometa el mismo error que ella, traer una criatura al mundo que nazca sin padre y sea señalada. Susana le cuenta a Lupita sus razones para abandonarla, argumentando que a los hijos ilegítimos todos los señalan, mientras que a los huérfanos todos les ayudan por compasión o por caridad, y más si han sido criados por un santo como el padre ventura. Lupita no puede perdonar a su madre y ésta tampoco espera que lo haga, solo le pide que la deje estar cerca de ella y de su nieto.

Karina reclama a Rosaura el haber matado a Edmundo. Descarada, Rosaura acepta que así fue y que lo hizo por las dos, para poder sacarle dinero a Susana por ocultar su secreto, el cuál Edmundo estaba dispuesto a revelar.

Tatiana no está dispuesta a permitir que el hijo de Lupita nazca por lo que jura tratar de hacer lo posible por destruirlo.

Gregorio revisa la cámara de Doménica y descubre que Pina lo ha engañado. Busca a la mujer en su oficina y la descubre fornicando con su amante, al que Gregorio golpea. Le deja claro a su esposa que no desea tener más que ver con ella. Le manda la demanda de divorcio y le pide que firme por las buenas y solo así la gente no se enterará de los verdaderos motivos del divorcio.

Lupita visita a Tatiana, a la que desea lo mejor del mundo. Tatiana se abalanza contra ella con un cuchillo, dispuesta a matarla. Afortunadamente Fabiola las descubre y detiene a su hija.

Susana declara a Lupita la heredera universal de sus bienes, en el testamento. Recibe la visita de Karina, quien le pide que le diga la verdad de sus padres. Tras saberlo, con llanto la muchacha le dice que Rosaura asesinó a Edmundo.

Tatiana le asegura a Fabiola que se vengará de Junior, el cuál prefirió a una fea como Lupita Pérez antes que a ella.

Pina y Doménica tienen un enfrentamiento pues la primera no desea divorciarse de Gregorio y ser el hazme reír del pueblo. Doménica, por su parte, se alegra de que el hombre haya descubierto las infidelidades de su mujer.

Marlon le cuenta a Dante lo que Armando le hizo por lo que Dante busca al hombre y lo golpea hasta casi matarlo. Le advierte que si vuelve a propasarse con alguien lo lamentará.

Susana denuncia a Rosaura. Con el dolor de su corazón, Karina atestigua contra su madre, quien va a dar a la cárcel. Rosaura le jura a Susana que la guerra no ha terminado y que cuando salga de la cárcel ajustarán cuentas.

Pina busca a Armando y lo encuentra lastimado. Ella lo besa y le dice que ahora podrán estar juntos. Él la rechaza, pues sin el dinero de su marido ya no es nadie ni puede brindarle lo que antes. El hombre decide abandonar la pequeña ciudad.

Lupita busca a Karina y le pide que sean amigas. La muchacha la rechaza pues no quiere que los demás se burlen de ella por ser hermana de la fea.

Junior presenta a Tatiana los papeles del divorcio. Ella se niega a firmarlos y entonces él decide anular su compromiso comprobando su engaño. El matrimonio queda anulado.

Pasan los meses y Lupita ha regresado a vivir con Susana, quien se encarga de cuidarla. Conviven con Bonn, quien le pide a Lupita que perdone a Junior y lo deje acercarse a su hijo. Lupita decide hacerlo y sale en busca de su amado pero en la calle es sorprendida por Tatiana, quien le causa un accidente que la lleva al hospital, donde tiene que dar a luz urgentemente.

Pina se siente terriblemente destruida y se topa con Doménica y Gregorio, quienes lamentan verla en estado etílico y en la miseria.

Junior se entera de lo sucedido a Lupita y acude al hospital, donde Susana le dice que Lupita ha dado a luz a un niño. Junior se siente feliz.

En casa, Tatiana festeja su fechoría y le asegura a Fabiola que el hijo de la fea no nacerá.

Lupita habla con Junior, quien le pide que lo perdone. Le dice que se ha divorciado y que es libre para casarse con ella. Lupita revela que lo que le sucedió fue causado por Tatiana, a quien Junior busca para reclamarle. La malvada muchacha asegura que Lupita miente. Junior le advierte que si se acerca a Lupita, a su hijo o a él, lo lamentará.

Susana agradece a Dios que su hija esté bien. Nuevamente le pide perdón a Lupita, quien finalmente la llama mamá. Las dos lloran, se abrazan y se besan.

Tatiana acude a Pina, a quien le dice que el hijo de Lupita ha nacido. Las dos mujeres deciden unirse para deshacerse de la fea y su vástago, por lo que acuden al hospital, vestidas de enfermeras. Allí se roban al recién nacido, causando conmoción en Lupita y sus allegados.

Karina sufre al sentirse sola. Encuentra refugio en Marlon. Los dos se cuidan y se enamoran, por lo que deciden empezar algo juntos, de la nada.

Fabiola ayuda a Tatiana en la nueva fechoría que ha cometido. Cuida al niño y Dante, quien se escabulle al interior de la casa, lo descubre y de inmediato amenaza a Tatiana con decir la verdad si ella no se entrega a él. Los dos fornican y la muchacha lo hiere con un jarrón en la cabeza. En venganza, Dante acude a Junior, a quien le dice el paradero de su hijo por lo que éste y Lupita acuden a casa de Tatiana, donde la fea la cachetea vilmente, privada de enojo. Tatiana termina llorando y pidiendo perdón, pues ella solamente quería el amor de Junior, quien la rechaza nuevamente y le exige que no se acerque a él. Todos se marchan y Tatiana llora amargamente por su fallido plan. Fabiola le pide que reaccione, que se marchen lejos pero la muchacha no quiere y hundida en la desesperación sube al último piso de su casa y se arroja al vacío, perdiendo así la vida.

TIEMPO DESPUES: Junior ha instalado un departamento a Pina, quien ahora tiene su propio negocio y ha decidido hacer las pases con Lupita Pérez, a quien ya acepta como miembro de su familia. La mujer se une más a Susana, quien, por su parte, no deja de consentir a su nieto. Esa criatura es la adoración de las dos abuelas.

Karina visita a Rosaura en la cárcel. Le dice que se casará con Marlon, quien ha sentado cabeza y ha decidido trabajar en las empresas De la Vega, ayudado por Lupita.

Doménica le propone a Gregorio que no se casen, pero que vivan en unión libre y traten de ser siempre felices. La mujer se instala en la mansión De la Vega.

Dante se ha decidido y se ha vuelto la sensación del centro nocturno, donde baila todas las noches y donde fornica con cuanta mujer se le cruza.

Lupita ahora es ejecutiva en las empresas. Nancy es su asistente. Sigue odiando a la fea pero tiene que acatar las órdenes de esta, la cual se divierte ordenándole a Nancy solamente ocurrencias para fastidiarla.

Fabiola decide dejar atrás lo ocurrido y se marcha a vivir a otra ciudad donde pueda empezar de cero.

Susana y Pina organizan una despedida de soltera a Lupita, donde Dante es el stripper. Pina se acerca al muchacho, el cuál llama mucho su atención.

Karina pide perdón a Lupita por su rechazo y le pide que se quieran como hermanas. Las dos se dan un fuerte abrazo.

Bonno conoce a la nueva asistente de Junior, la cual es hermosa. Decide invitarla a salir y al poco tiempo se hacen novios.

Doménica y Pina hacen las paces. Las dos conviven con Gregorio, de quien Pina se ha hecho muy buena amiga.

Lupita y Junior se casan. Son felices para siempre. Y a ella nunca se le quita lo fea, ni lo amada.






FIN





© LUPITA PÉREZ    DR. 2009
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1998    (P) 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario